Yuri

Yuri

Aunque todos y cada uno de los peques que llegan a nosotros son especiales, hay casos que nos marcan profundamente por las condiciones en las que llegan, aquí os presentamos a Yuri y os contamos su historia.

Yuri es un abuelete buenísimo de unos 7 años abandonado en un estado lamentable en una perrera, desde la que se pusieron en contacto con nosotros nada más verlo. Del primer vistazo se podía ver que el pequeño estaba muy mal, con diarrea y tumores evidentes en cabeza, cuello, espalda, próstata y, lo más aterrador, sus testículos.

Ya en el veterinario, las malas noticias siguieron con una gingivitis tan fuerte que el pequeño no quería no comer. Un par de días después, ante los evidentes signos de un profundo dolor en los testículos que no remitía ni con los analgésicos y conociendo los riesgos, se tomó la decisión de intervenir para extirpar dichos testículos y los tumores accesibles.

Nuestro pequeño gran luchador superó la intervención, pero las malas noticias no terminaron ahí. Con el resto de pruebas realizadas, se confirmaron nuestros temores: linfoma, tumores en ambas adrenales y una cardiopatía severa. Con un cuadro tan demoledor, Yuri no dejó de enseñarnos día a día su fuerza y sus ganas de luchar. Y mientras él luchó, nosotros luchamos con él, hasta que él dijo que era hora de coger sus alas y viajar al árbol de la vida.

Una parte de nosotros no puede dejar de preguntarse cómo es posible dejar a un pequeño llegar a esos extremos, descansa Yuri, nunca te olvidaremos.

Deja una respuesta