Scratch

Scratch

No siempre los daños que tienen los pequeños que llegan hasta nosotros son físicos y Scratch es un triste ejemplo de ello, hace unos días, recibimos un aviso de una perrera: tenían a un hurón con un nivel de agresividad que no habían visto jamás, tanto, que le hicieron pasar cuarentena por si tenía la rabia e hicieron venir a expertos para descartar que se tratase de un turón.

Tras recoger al pequeño, al que no pudimos ni sacar de su transportín, hemos podido apreciar que no es ni muchísimo menos un hurón agresivo, si no que todas sus reacciones vienen de un auténtico pánico a las manos humanas, es ver una mano cerca y empezar a gritar, bufar, y atacar. Tiene tantísimo miedo, que los primeros días no quiso ni salir de su jaula a explorar, pese a que la tiene abierta para salir cuando él quiera. Scratch, no sabemos por lo que has pasado para tener tanto pánico a los humanos, pero te aseguramos que con nosotros vas a tener todo el tiempo que necesites para descubrir que las manos en las que estás ahora, sólo están para cuidarte y mimarte.

Más información y fotos aquí

Deja una respuesta