A mi me gustan mayores…

En el post de hoy os vamos a hablar de un tema muy recurrente en las adopciones de hurones (y de todos los animales en general), en muchísimos casos la gente nos pregunta por “hurones bebé” o cuando presentamos a un pequeño nuevo una de las primeras preguntas que nos hacen es “qué edad tiene? me interesa adoptarlo”, o “quiero adoptar un hurón pero que no sea mayor”…
Existe la creencia de que los hurones adultos ya son viejos, que no se van a adaptar al hogar, u otros mitos que no llegamos a entender, por lo que vamos a explicaros las ventajas que tiene adoptar un hurón adulto sobre un hurón bebé, son muchísimas, esperamos que os sorprendan y os hagan comprender un poco el por qué es más recomendable adoptar un adulto a un bebé:

– Los hurones adultos no tienen taras:

Los hurones adultos no son como los coches de segunda mano, que tienen taras por todos lados, es decir, no están enfermos (los enfermitos se quedan de forma permanente con nosotros). Un hurón adulto entra en la protectora porque lo han abandonado y ha sido encontrado en la calle, porque sus antiguos dueños no pueden cuidar más de él, porque se ha perdido y nadie se ha preocupado en buscarlo o incluso porque alguien de la familia desarrolla una alergia espontánea difícil de superar… dónde está la tara? En el hurón o en el antiguo dueño??

– Lo que ves es lo que hay:

Cuando adoptas un hurón adulto, ya sabes lo que hay, es decir, su carácter estará formado y nosotros podremos aconsejarte cuál se adaptará mejor a ti, con un hurón bebé no, todos son igual de adorables (y terremotos) y su carácter se forjará después, los habrá independientes, los habrá cariñosos, los habrá juguetones y los habrá vagos, los habrá mordicones, los habrá besucones, los habrá aptos para niños, los habrá qe no lo sean… todo esto no se sabe cuano es bebé, se sabe cuando es adulto.

– No hace falta enseñar a un hurón adulto nada nuevo:

Un hurón adulto estará enseñado a muchas cosas, a no morder, a usar, en la mayoría de los casos, el arenero o bandeja higiénica, a comer la comida adecuada, a un hurón bebé hay que enseñarle TODO, y ellos son realmente cabezones y testarudos, adoptando un hurón adulto toda esa fase de aprendizaje la saltas, pasando directamente al paso de disfrutar de una mascota única y espectacular.

– Los hurones adultos no son tan destrozones

Aunque los hurones conservan el carácter investigador, juguetón y gamberro durante la mayor parte de su vida, la verdad es que cuando son bebés son terremotos imposibles de controlar, no suelen querer dormir apenas, solo buscan estar investigando y jugando, no suelen querer apenas mimos (si tienen mimos no pueden jugar y eso no es divertido!!), mientras que con un hurón adulto tendrás sesiones de mimitos y arrumacos y sesiones de juego, siempre teniendo en cuenta su carácter, que como ya hemos dicho anteriormente, al estar ya forjado y ser conocido por nosotros, te aconsejaremos sobre cuál se adapta mejor a ti.

– No suelen ser aptos para bebés o niños pequeños:

Como ya hemos comentado, a un hurón bebé hay que enseñarle todo, es hiperactivo y solo quiere jugar, además los hurones usan la boca para jugar, muchas veces muerden, y aunque no sea fuerte, por otro lado, los niños no suelen conocer el lenguaje corporal de los animales, juntando estos dos ingredientes nos puede salir un cocktail explosivo…

– Puede que sea la última oportunidad que tenga de saber lo que es el calor de un hogar y el amor de una familia.

Los hurones adultos acaban en los refugios sin tener ninguna culpa, son separados de sus seres queridos y todo lo que para ellos significaba estabilidad, tranquilidad y amor cambia radicalmente, para la mayoría de ellos el estrés emocional es enorme. Lamentablemente la mayoría de personas solo se interesa por los bebés dejando a estos maravillosos seres, que no han hecho nada malo, de lado.
Por favor, antes de preguntar por hurones bebé, plantéate por qué un hurón adulto acaba en una protectora, y piensa en todos los motivos que hemos dado para que adopes a uno de ellos, un hurón adulto ofrece el mismo cariño que un hurón bebé, y ofrece las mismas horas de diversión, ellos tienen mucho para dar, y piden muy poco a cambio.

Deja una respuesta